26 septiembre 2015

Bianchi, esta carrera va por ti

2015 Y llega el gran premio de suzuka, uno de los circuitos más bonitos y espectaculares del mundo, el único circuito en forma de 8 del mundo, paradojicamente el año pasado en este circuito en forma de 8 y en la curva 8 viviríamos la noticia mas trágica en las últimas dos décadas de formula uno, como premonición de la catástrofe ese medio día en japón el cielo se caía a pedazos, ese día en la curva 8 sería la última vez que veríamos volar a Jules Bianchi sobre la pista tras una terrorífica carambola, pues de 18 curvas que consta el circuito y cientos de miles de metros en escapatorias Jules tubo que salirse justo en la curva 8, justo en ese intervalo de espacio que ocupaba la grúa, que casualmente se encontraba retirando un coche que se había salido sin consecuencias apenas unos segundos antes, ni un solo metro a la izquierda o a la derecha, justo en la posición exacta para que prácticamente el 100% del impacto lo reviviera en la cabeza. Por desgracia, es a lo que te expones hoy en día en F1, no olvidemos que es un deporte de riesgo, solo una carambola macabra puede costarle la vida a un piloto. Ese 5 de octubre no sería la fecha efectiva del fallecimiento de Jueles, pues el todavía tenia algo que decir en esa lucha que terminaría perdiendo el 17 de julio de 2015 después de un agónica batalla.
No creo que lo sucedido con Jules, sea una falta de seguridad, simplemente como dije antes se trata de f1, aunque no lo parezca es un deporte de riesgo y los pilotos se juegan la vida en cada curva... por suerte cuando se produce una muerte o un traumatismo grabe en el mundo de los monoplazas en general se debe a autenticas carambolas, como lo que le paso a Jules, massa o Justin Wilson, son cosas absolutamente impredecibles que no se pueden controlar por mucha seguridad o medios que pongamos en ello, la única solución es cerrar los cockpic, esta más que probado que la única causa de muerte puede ser una pieza o algún cuerpo que salga disparado y golpee en la cabeza al piloto, hemos visto impactos a más de 200 o incluso casi 300 km/h contra muros u objetos contundentes sin que sucediera nada, sin embargo lo peligroso de verdad son las piezas que rebotan y que pueden perforar el casco a pesar que estos estén echos a prueba de balas, a día de hoy son todos los antecedentes de la F1, la seguridad es extrema, solo una casualidad prácticamente imposible puede provocar la muerte, pero por desgracia lo imposible a veces también sucede, el muelle de masa que bota dos veces en la pista y le impacta en la cabeza, la rueda o o la pieza del alerón de Henry surtess y Justin Wilson, cosas que una milésima antes o después simplemente no hubieran sucedido, pues en una milésima de segundo a 200 km/h avanzas casi 6 centímetros, distancia suficiente para que dichos proyectiles nunca hubieran impactado contra las victimas, supongo que es lo que hay, en los deportes de motor cada milésima cuenta para lo bueno y para lo malo.
Lógicamente cuando alguien fallece es muy fácil acordarse de lo bueno y engrandecer a la persona que a perdido la vida, pero en este caso, desde las declaraciones de toda la familia de la f1 hasta las imágenes del entierro se ve una terrible crudeza y dolor en todas y cada una de las personas, lo que deja más que claro que Jules en realidad era un chico sencillo y normal en su día a día, no se trataba de chapa y pintura lo que hace si cabe aun más dura su prematura perdida.
Sabes que un piloto es especial cuando acaba 8º (9º por una sanción de cinco segundos) con un marussia, el peor coche de la parrilla de largo. Gracias a ese octavo puesto y a los 40 millones que supuso en el mundial de constructores manor está hoy en día en el mundial. Todos los pilotos de la actual parrilla que coincidieron con él en otras categorías señalaban que era un piloto diferente un campeón...Todo apuntaba a que esta temporada sustituiría a Raikkonen en Ferrari ya que formaba parte del programa de desarrollo de la escudería italiana. No pudo ser, al menos gracias a él miles de personas conservan su trabajo y nos a dejado una de las mayores gestas sobre la pista, algo que ni Hamilton, Alonso o Vettel han logrado, terminar por delante de 14 coches con el peor coche de la parrilla.

En todas las competiciones en las que participó Jules acabó siempre entre los tres primeros en la clasificación general, a excepción de F1. Jules demostró con creces en la pista sus capacidades y su potencial, por desgracia nunca podremos saber a donde podría haber llegado, al menos nos queda esas vueltas en Mónaco, su agresividad en los adelantamientos y su suavidad en curva, pocos pilotos podrán conseguir terminar en el podio de todas sus competiciones previas a formula 1 y lo que es más importante solo unos privilegiados son capaces de ganarse el cariño y la admiración de todas las personas que le rodean, sin duda una suerte haber convivido con él y un ejemplo de lucha para tantos y tantos jóvenes pilotos.