19 noviembre 2016

Me encantan y duelen tus abrazos



Es complicado llegar a comprender como algo como la amistad puede ser tan bonito y asqueroso a la vez. En general cuando piensas en tus amigos siempre te vienen a la cabeza los buenos momentos, las risas, las mejores historias, es cierto la amistad es bonita sin duda una de las mejores experiencias de la vida, pero también duele y mucho. La palabra amistad puede ser sinónimo de un montón de palabras, compañerismo, colegas... pero también puede ser el otro lado de la moneda del amor, el amor no correspondido.


El otro día me dijiste que era una de las personas con las que mejor habías congeniado en tu vida, mi dijiste que no me querías perder como amigo por que era una persona especial, nunca en mi vida las palabras especial y amigo tuvieron un sabor tan amargo y asqueroso. Para mi tu si que eres especial, en realidad nunca en mi vida me he sentido tan a gusto estando al lado de otra persona, es algo que ya he expresado en mas de una ocasión, pero es la verdad, es muy difícil, casi imposible, que en tu vida se cruce alguien que consiga que te diviertas y sonrías las 24 horas del día, va mas allá de lo que es el amor o la amistad en si, hablamos de felicidad pura y dura, me haces feliz y eso evidentemente desencadena en apego afectivo, pero la clave de todo es que me haces sentir bien, es imposible no querer a alguien con el que me divierto en todos y cada uno de los instantes que compartimos, sinceramente tengo la sensación de que es la primera vez en mi vida que me pasa algo así, no hay nadie, ninguna persona que haya conocido jamas con la que me apetezca estar constantemente tanto como estar contigo, y volvemos a lo mis, no por un tema físico ni de atracción, simplemente tu personalidad, me parece lo mas espectacular que he visto en mi vida. Nunca he conectado con nadie de una manera tan perfecta, por eso me encanta y me duele tanto tu amistad, por que no se si quiero o no ser tu amigo. Es evidente que cuando te encuentras con alguien así quieras compartir tu vida con ella, va a ser difícil que encuentre a alguien con una conexión tan brutal como la que tengo contigo, por eso no quiero que te alejes de mi. Por desgracia tus sentimientos se perdieron en una amistad de acero y no quisieron avanzar mas en el tema personal, es tu decisión, la entiendo, no te puedo obligar a que sientas por mi lo mismo que yo siento por ti, es comprensible, pero el echo de que sea un argumento lógico no quita que sea algo tremendamente doloroso. Yo voy a seguir siendo feliz a tu lado, pero al mismo tiempo me va a doler que tu no me veas a mi de la misma forma que yo te veo a ti, tu comportamiento hacia mi va a seguir siendo igual de dulce y cálido que siempre, por eso no se hasta que punto quiero ser tu amigo, no se si quiero que me abraces “como amigo”, no se si quiero que me cuentes tus secretos “como amigo”, no se si quiero que pasemos días enteros “como amigos”… eres importante para mi, eso es evidente, no lo puedo negar, pero a lo mejor no quiero que seas mi amiga, no lo he decidido, todavía no soy consciente de cuanto daño me va a hacer esta situación y de si voy a ser capaz de soportarlo. Siendo tu amigo era infinitamente feliz, en el momento que me percate de que eso iba a mas fue cuando las cosas comenzaron a torcerse, tampoco quiero sonar como un obseso o un enfermo, es que incluso las personas de nuestro alrededor me animaron a declararte mis sentimientos por que ellos veían que era algo evidente lo que existía entre los dos, para ellos era como un win win, luego resulto que no, me encanta ser tu amigo especial y que me consideres importante en tu vida, me desangra no tener ni siquiera una oportunidad para demostrarte lo feliz que te puedo hacer, lo igual y a la vez diferente que podía ser todo, es egocéntrico pero de verdad siento que no vas a poder encontrar alguien que te quiera de una forma mas sincera que yo, aunque bueno supongo que eso es lo que dirán todos los chicos.


En fin una vez mas hablando demasiado, de nuevo siendo incapaz de expresar con palabras la crueldad de mis sentimientos, precisamente son sentimientos por que se sienten, si se pudieran expresar con total facilidad y libertad todo seria diferente, mucho mas sencillo y quien sabe si mejor. Hoy soy tu amigo, pero sinceramente no tengo claro si prefiero tenerte a mi lado el resto de mi vida separados por la mas diminuta e insignificante de las paredes, que nos aleja de manera irrisoria, pero al mismo tiempo de manera infinita o no verte nunca mas y cerrar la puerta para siempre.