04 octubre 2017

Mis sentimientos, el juguete favorito de una niña caprichosa


Te volví a ver después de mucho tiempo y por fin solo sentí indiferencia, pasaste desapercibida, fuiste una mas entre una marea de gente, alguien del montón. Por una parte sentí un tremendo alivio al poder dejar esa pesada mochila emocional por fin atrás, pero por la otra no pude evitar tener una pequeña sensación de desazón y lástima por lo que pudo haber sido y no fue, siendo sinceros las cosas no han acabado del todo bien y quizás nuestra relación nunca volverá a ser la misma aunque los dos finjamos que nada ha cambiado, ahora es todo mas frio, impersonal, vacío, aunque si me paro a pensarlo mas en profundidad supongo que es mejor así, después de unos meses muy muy intensos en los que me enamore como pocas veces en mi vida (AQUI), no sabría describirlo fue como un amor exprés, pasé del cariño al odio en cuestión de unos cuantos meses, es algo raro en mi, por que me cuesta abrirme a otras personas por lo tanto cuando lo hago y la relación se acaba por lo general compartimos tantas cosas que es imposible romper del todo sin que quede una fuerte relación de amistad entre ambos, esta vez no ha sido así, lo que rápido vino rápido se fue y sin importar lo que hubo entre medias ahora no queda absolutamente nada, ni si quiera amistad, tan solo vestigios y restos desgastados y rotos de lo que un día fue. 
En definitiva fue un amor fugaz sin que acabara de ser correspondido en constantes tiras y aflojas concluyendo todo en heridas dolorosas pero que por suerte curaron de inmediato cuando abrí los ojos y caí en la cuenta de que en el fondo nunca nada de lo que hice o dije te importo una mierda, el amor me cegó pero afortunadamente me desperté de golpe no demasiado tiempo después para volver a la realidad, es cierto que nadie puede reconfortar o aliviar el dolor que sentí meses atrás, pero a fin de cuentas en esta vida de todo se aprende, eres la primera persona que sale de mi vida sin que me importe ni lo mas mínimo lo que te pase de aquí en adelante, supongo que eso es fiel reflejo de lo mucho que te odio ahora, y ni si quiera tengo claro que odio sea la palabra que estoy buscando, tampoco es pena o lástima, no sé, quizás sea una mezcla de todo, lástima al ver que eres incapaz de saber lo que quieres, pena al darme cuenta que ni tu misma te valoras lo suficiente, siendo imposible que te valoren los demás si ni tu misma eres capaz de hacerlo y odio o resentimiento al ver que en mayor o menor medida me has manejado un poquitito todo este tiempo, al final del camino tampoco puedo estar demasiado enfadado contigo por que de haber querido hacerme daño me hubieras podido hacer mil veces mas, te podrías haber aprovechado de mi a tu antojo por que estaba absolutamente en tus manos, eso es lo que me lleva a pensar que en realidad no sabes lo que quieres y te cuesta decidir lo que sientes, supongo que con el paso del tiempo aprenderás, no será a base de lecciones sino como casi todo en la vida, a base de dolor, espero que no sea demasiado difícil para ti. Pasaste por mi vida sin pena y un poquito de gloria, ahora te miro a los ojos y simple y sencillamente veo a una mas, indiferencia como si estuviera ante un desconocido nada mas. Me alegro de que no te hayas convertido en la persona mas importante de mi vida, ahora sé que me merezco alguien mejor que tú.