Ir al contenido principal

Capítulo 3: Describiendo como descubrir el amor


LIRIOS DE AGUA PARA ELLA: CAPÍTULO 3

              CAPITULO ANTERIOR     

Intentar describir como descubres el amor es complicado y mas aun si el marco de tu propia vida lo enfoca como hasta la fecha el amor de mi vida, pues los años siguen pasando y yo sigo sin encontrar a nadie que llegue a tu altura, tampoco se trata de sustituirte, simplemente de encontrar a alguien que me aporte mas o menos de lo que me has aportado tu, pero eso no ha vuelto a acontecer.


Esos primeros días fueron raros, no sabia muy bien que hacia allí, no me gustaba, el horario era horrible, pero algo, no sabría decir el que me impulsaba a ir a clase. Mi falta de interés era evidente, todo el mundo veía que no hacia nada, que pasaba de todo, incluso a veces me llevaba libros del instituto para estudiar durante las clases para aprovechar el tiempo, lo curioso de todo esto es que iba a clase, aun a sabiendas que no iba a hacer nada y que llegar hasta allí me suponía tener que caminar unos 15 minutos, que en principio no parece tanto, pero si pones que tenia que cruzar un puente, que el invierno hacia que a las 6 de la tarde fuera de noche y que llovía día si y día también pues no hacia del trayecto un paseo para ser sinceros, lo fácil era faltar a clase y ya esta, irme a cualquier otro lugar a pasar la tarde como hacia constantemente en el instituto por aquellos años donde pasaba mas tiempo en la calle que en clase, pero por lo que sea yo iba a esa clase extraescolar, sin saber por que, algo me impulsaba a ir aunque solo fuera para sentarme en una silla a hacer deberes del instituto o a mirar a la pared, yo tenia que ir.

Apenas un par de semanas transcurridas la profesora se percato de mi falta de interés y mi pasotismo y aun así decidió darme una oportunidad, viendo este panorama comenzó a regalarme caramelos, chocolate y demás dulces a cambio de que hiciera los deberes, era algo ridículo, una táctica usada con niños pequeños aplicada en un chaval mayor de edad, aun así mi carácter competitivo y orgulloso me hacia luchar por ese premio absurdo y carente de valor, así comencé a hacer los deberes, supongo que este es otro gran detalle de mi carácter, me gusta luchar por cualquier premio, sea cual sea, no me gusta perder.

Poco a poco fui cogiendo interés a la asignatura en si, el llegar a clase a tiempo me suponía muchísimas dificultades pues vivía lejos y el horario del instituto me cuadraba algunos días, de todas formas asistía casi siempre aunque ella y yo todavía ni si quiera hablábamos, tan solo cruzábamos miradas, yo nos sabia lo que sentía, supongo que por aquel entonces ya era algo serio de verdad, pero no sabia interpretar lo que mis sentimientos me querían decir, era la primera vez que me enamoraba de verdad, no se trataba de un capricho o un calenton de adolescente, no, aquello era distinto, por primera vez me había enamorado, por primera vez me enamore, por eso era incapaz de saber lo que sentía, por que era mi primera vez sintiendo algo así, nunca lo había sentido.
Sé que suena estúpido acudir a un sitio en el que no quieres estar, pero en verdad no sabría explicar el que, pero algo me llevaba a ir… poco a poco esas miradas comenzaron a ser mas largas e intensas, poco a poco comencé a entender lo que pasaba. Las semanas se sucedieron una tras otra, yo que no todavía no me había fijado en exceso en ti conscientemente (aunque probablemente mi subconsciente ya se había fijado), pero el hecho de comenzar a prestar atención para buscar esos premios que la profesora me ofrecía a cambio de mi participación, me hizo darme cuenta de tus virtudes, por primera vez escuché tu voz con atención, fue ahí cuando en verdad me fije en ti. Recuerdo que desde el primer momento tus ojos me llamaron la atención, unos preciosos, claros y limpios ojos azules, pero mi falta de interés en ese lúgubre lugar, en la oscuridad de las tardes de aquel frio y lluvioso invierno me habían impedido fijarme en la preciosa e interesante chica que se escondía detrás de esos adorables ojos azules. Tú presencia paso a paso fue creciendo en mi mente y en mis sentimientos, comenzaste a suscitar cada vez mas interés en mi día a día, poquito a poco te ibas apareciendo en mi cabeza sin yo saber o entender el por que, mi creciente atracción por ti, de la que todavía no era del todo consciente acrecentó a su vez mi interés por la asignatura, comencé a no faltar ningún día, comencé a fijarme mas y mas en ti, en esa chica aparentemente tímida pero llena de confianza, inteligente, lista y divertida, seguíamos sin hablar, pero había miradas que decían mas que muchas conversaciones vacías, a decir verdad no hablaba con nadie de clase mas halla de monosilavos o frases sueltas, pero poquito a poco se iba tejiendo entre nosotros el inicio de una amistad, tan solo era cuestión de tiempo, el destino había jugado sus cartas para cruzarnos en un espacio demasiado pequeño durante muchos meses, solo era cuestión de esperar a que el tiempo rompiera el hielo entre los dos y la casualidad que nos había juntado se convirtiera en certeza cuando las palabras fueran ese mágico canal de unión que diera inicio a nuestra historia para convertir dos vidas totalmente distintas y separadas en una sola para los dos, para convertir lo imposible en posible, una historia común y corriente en un cuento mágico mas allá de lo extraordinario, dos desconocidos con caminos y vidas opuestas que por caprichos del destino se encuentran para no separarse y sin saber como ni porque sienten que en realidad han estado juntos toda la vida, pues algo muy dentro de si mismos les dice a gritos sordos que sin conocerse ya se conocían.
SIGUIENTE CAPÍTULO                       

Entradas populares de este blog

El demonio disfrazado de angelito que jugó con mi corazón y destrozo mis sentimientos. PRT1

Generalmente escribo cosas personales, algunas mas menos duras, pero siempre circunstancias de mi vida, el post de hoy va a marcar un antes y un después en este blog, va a ser el más duro, sincero y sin tapujos que he escrito en mi vida, voy a contar cosas que jamas he contado por que me da miedo contarlas, ni si quiera en mi libro, imaginaros lo que viene, voy a ser mas sincero y duro que nunca y no os podéis ni imaginar lo mucho que me cuesta eso.

No quiero tu podrido y vacío corazón en mi vida PRT3

(PARTE ANTERIOR)

¿Para que ser el bueno si el malo siempre gana?, el malo es el atractivo de la película, personalmente soy como soy, me guste o no, no puedo cambiar, soy muy sentimental, me escondo debajo de una fachada de tipo duro, borde o tímido en función de las circunstancias, pero en el fondo solo es una mascara de un niño infantil, que le da vergüenza tener novia, que no les gusta que le cojan de la mano o lo besen en público, a veces odio ser así, me da rabia ser incapaz de dar el primer paso, de ser mas directo, pero por otra parte prefiero ser sensible a ser un mueble inerte sin sentimientos, prefiero sufrir por desamor a tener relaciones vacías, tan solo sexo por sexo, sin nada mas, como un animal o un mono, supongo que en el mundo en el que vivimos quizás esto se aprecia menos, pero yo soy así, no puedo cambiar, no puedo tener una relación vacía o querer a alguien a medias, no soporto que los cabrones y los malos se lleven a la chica mientras el bueno de la peli se come lo…

Depresión y suicidio en el deporte. PART2.

PARTEANTERIOR
Al final son infinidad de factores, luego cuando el deportista deja ese mundo se encuentra con una vida muy diferente fuera del deporte, por eso la mayoría de ellos se niega a abandonarlo, Paco Gento dijo en una ocasión que una vez se es futbolista se es futbolista de por vida, soñaba todos los días con que seguía jugando a fútbol, llego a sufrir repetidas heridas en las piernas de dar patadas por la noche e incluso brechas en la cabeza al soñar que tenía que rematar de cabeza, los informes médicos y su mujer lo confirman, y como el tantos otros. Luego fuera del fútbol ya retirado te encuentras con una vida a la que no estas acostumbrado, es todo nuevo, diferente, es como si fueras otra persona por completo, quizás los primeros meses o años no caes en la cuenta pues después de toda una vida dedicada al deporte tienes un montón de cosas que te mueres por hacer o probar y aunque parezca increíble después de una vida rodeado de cámaras te resulta extraño no tener que dar rue…

¿Existen las casualidades en el amor o me estoy volviendo loco?

Resulta que cierta personita aquí presente está trabajando en un nuevo libro, (Por si aun no lo sabéis ya he publicado uno), si seguís mi blog, cosa que es altamente recomendable, os habréis dado cuenta que estoy atravesando unas semanas complicadas. En base a mi experiencia y a lo mal que me siento al respecto como siempre he encontrado el desahogo perfecto en las teclas de mi ordenador, y no estoy hablando de porno en Internet, no van por ahí los tiros, sino por el simple echo de escribir; no mi historia tal cual sucedió por que creo que hay demasiadas intimidades y no es un tema que me corresponda a mi hacer público de una manera explicita, sino que nos incumbe a los dos. En definitiva, escribir no contando mi historia pero si utilizándola como base para expresar como me siento y de esta forma canalizar todo mi dolor, a ver si así me siento mejor de una puta vez. No estaría escribiendo esto si no hubiera algo espectacular detrás. He dejado tirado el proyecto en el que estaba trabaj…

Me quisiste sin amor, me utilizaste y engañaste queriendo. te odio PRT 2

(PARTE ANTERIOR)

Después de que te hicieran daño evidentemente volvió el cariño, los corazoncitos y las conversaciones mas intensas y personales toda la noche, yo te serví un poco de hombro en el que llorar y una vez mas no me abalance sobre ti en ese momento de flaqueza por que no me parecía lo correcto aprovechar un bajón así para iniciar una relación seria, como siempre no valoraste mi curso exprés de abrirte mi corazón y coser mis heridas con cosas que ni si quiera la chica con la que salí MAS DE UN AÑO SABÍA, tú me decías que te gustaba escucharme, que no me ibas a dar motivos para enfadarme (manda cojones), que no querías hacerme daño y en verdad te creo con lo de no hacerme daño por que nunca hemos discutido a pesar de que a veces la situación fue tensa, pero indirectamente y sin darte cuenta tus acciones me hacen daño, mucho daño.