19 agosto 2015

Tranquilos no soy millonario... Todavía.

Toda esta mierda de que en los últimos meses me han intentado timar por lo que sea una y otra vez no es ninguna coña, va totalmente en serio, poco a poco os iré contando más casos a cada cual más raro y absurdo que el anterior. Me toca mucho los huevos ver que en los últimos meses la gente me intente ver la cara de gilipollas más de lo habitual quiero decir, en fin soy quien soy no es nada nuevo, cada cual tiene la cara que tiene, pero bromas a parte creo que hemos llegado a un limite que me esta comenzando a mosquear en serio. Todo comenzó desde la publicación de mi libro

18 agosto 2015

¿Estafadores?... No gracias.

Habiendo dinero de por medio el mundo esta lleno de hijos de puta y por alguna u otra razón últimamente se están cruzando todos en mi camino. Tiempo atrás ya publique en este blog como LG se negó a hacer efectiva la garantía de un móvil al que no le había pasado nada y lo que es más grave me querían cobrar 120 euros por algo que en una tienda de mi barrio me cobraban 10... Pero eso no es lo que nos ocupa ahora, hoy vengo a contaros como otra compañía intento timarme, esta vez de una forma aun más descarada aunque así de buenas a primeras parezca imposible si, se pueden tener uno huevos aun más grandes. Todo comenzó cuando el LG se me fue a la mierda, pues a pesar de que poco después lo conseguiría reparar durante ese transcurso de tiempo pensé en comprarme otro terminal, muchos amigos míos ya habían optado por smartphones chinos y todos ellos con excelentes resultados, así que pensé para mis adentros que sería una gran opción a un precio razonable, pues no me podía permitir un móvil de las compañías tradicionales, además los diseños y las prestaciones me resultaban atractivos así que no lo dude. Más adelante cuando mi móvil murió definitivamente decidí gastarme algo más de 200 euros en un elephone que estaba en preventa
<div style="line-height: 40px;