14 noviembre 2015

Cuando la ciudad de las luces se apaga

Difícil de explicar todo lo que quiero decir en menos de mil palabras, tratare de ser breve. En primer lugar volvamos con los refugiados... La población siria ronda los 24 millones de habitantes, se estima que Europa acogerá entorna a 120 mil sirios. Tengo conocimientos muy básicos sobre el islam y la situación sociopolítica y cultural de la zona, aun así veo las incongruencias. En siria hay una guerra, los sirios no quieren irse de su país, están huyendo de la muerte, no hace falta irse muy lejos, en su día nosotros también lo hicimos. Acoger a 120 mil sirios es acoger a un 0,5 DE LA POBLACIÓN TOTAL, esa es la gran solución que se nos ha ocurrido a todos, ¿Qué pasa con el 99,5 de la gente que sobra, no merecen tener un futuro digno?. Una vez planteado esto decir que al final la abriremos la puerta de Europa a 120 mil personas más otras tantas que entraran de manera ilegal, a lo mejor hay millones de personas agolpadas en las fronteras, ¿Adivinad quienes van a estar ahí con ellos aprovechándose de su desesperación y frustración?
, en efecto los yihadistas, al final pasaran 200 mil sirios o más, esa gente sin escrúpulos se aprovechara de la gente de buen corazón para entrar como pedro por su casa en nuestros países, es inevitable controlarlo, son decenas o centenares camuflados entre millones, hagamos lo que hagamos lo van a conseguir de todas formas, no podemos ponérselo tan fácil joder. La solución esta en siria ellos huyen de las personas que despacito pero sin pausa están entrando en nuestros países. Al final es cuestión de tiempo y de estadística que esos asesinos disfrazados de refugiados actúen, por desgracia los sirios solo buscan un futuro mejor, tratan de huir de esas personas a las que inconscientemente están ayudando con sus movilizaciones masivas, tampoco se les puede culpar a ello. Es mejor que nos preparemos, por que esto va a volver a suceder, acoger no era la solución, estas son las consecuencias de actos precipitados, egoístas e hipócritas. Hoy los periódicos abren con ataques y disparos, por desgracia no se refieren a las virguerias de Griezman, los “killers” ayer no fueron Muller o Guiroud. “Matar en nombre de dios es hacer de dios un asesino” José Saramago.