17 noviembre 2015

El amanecer y la luz vuelve a París

Lo sucedido el viernes en Francia es desolador, se escribirán mares de tinta, tendremos cientos de versiones, testimonios aterradores y una sola conclusión nadie será capaz de expresar el dolor, sufrimiento y miedo que sentimos todos, por mucho que lo intentemos, es algo que va más allá, algo que llevaremos con nosotros durante muchos años. No me quiero imaginar como ha tenido que ser la noche en parís para todas esas personas que estaban en la calle, no solo cerca de la zona de los atentados, sino en cualquier lugar, pues ¿Quien te garantizaba que toda aquella pesadilla no fuera a comenzar de nuevo en tu calle o en tu barrio?, solo de imaginarlo me dan escalofríos, que frustrante ha de ser sentirte inseguro en tu propia ciudad, en tu propia casa, incluso cuando todo este en calma ¿Como sales a la calle sin miedo al día siguiente?...
No se, simplemente estoy sin palabras, como poder vivir con miedo durante meses. El viernes los disparos a quemarropa y los ataques no provenían del clásico europeo entre Francia y Alemania, que ironía tan cruel que se tratase de un AMISTOSO... Repito y no se cuantas veces van, que la gente está huyendo de siria por que en su país se ha instaurado un régimen de terror , librándose una guerra sin piedad encabezada por los yihadistas, los sirios huyen por necesidad por que tienen miedo a esa gente, a su vez estos asesinos sin escrúpulos aprovechan las movilizaciones masivas para introducir sus ideales en mas y mas países, valiéndose de la frustración y desesperación de gente buena. Si no solucionamos el asunto en siria (y en oriente medio en general) esta corriente de tomar el poder por la fuerza se extenderá cada vez mas y mas, por desgracia el tema de los refugiados no es mas que una tapadera para que entre miles de personas entren dos o tres desgraciados con suma facilidad en nuestros países, en nuestras ciudades. Lamentablemente esta situación y lo vivido en París va a seguir sucediendo, entre otras cosas por que no ESTAMOS HACIENDO NADA para parar a esta gente, tenemos que actuar en el centro del problema y dejar de dar palos de ciego de una puta vez. Imponer una idea a través del miedo y la violencia no es religión, al igual que lo que hacía Hitler tampoco era política, simplemente son mantos que sirven a esos energúmenos para autovalidar sus conductas, si no los mato yo a ellos, ellos me mataran a mi, “los judíos nos roban”, “Tienen que morir por que son infieles”. Al final del camino somos personas disparando a personas, que más da la religión, la política, las etnias... en conclusión creo que somos demasiadas personas dominadas por muy pocos “LIDERES” que deciden de manera egoísta nuestro futuro, nuestro destino manipulando y controlando a los más débiles para que hagan lo que ellos no se atreven a hacer, para que se manchen las manos por causas que en su inmensa mayoría tienen fines económicos, para luchar por sin sentidos en nombre de divinidades, o de hombres poderosos en busca de riqueza, una vida en el paraíso, vírgenes o cualquier otra mierda que sirva para manipular las metes de personas desesperadas que necesitan algo en lo que creer.