26 marzo 2016

¿Existen las casualidades en el amor o me estoy volviendo loco?

Resulta que cierta personita aquí presente está trabajando en un nuevo libro, (Por si aun no lo sabéis ya he publicado uno), si seguís mi blog, cosa que es altamente recomendable, os habréis dado cuenta que estoy atravesando unas semanas complicadas. En base a mi experiencia y a lo mal que me siento al respecto como siempre he encontrado el desahogo perfecto en las teclas de mi ordenador, y no estoy hablando de porno en Internet, no van por ahí los tiros, sino por el simple echo de escribir; no mi historia tal cual sucedió por que creo que hay demasiadas intimidades y no es un tema que me corresponda a mi hacer público de una manera explicita, sino que nos incumbe a los dos. En definitiva, escribir no contando mi historia pero si utilizándola como base para expresar como me siento y de esta forma canalizar todo mi dolor, a ver si así me siento mejor de una puta vez. No estaría escribiendo esto si no hubiera algo espectacular detrás. He dejado tirado el proyecto en el que estaba trabajando y me he puesto a escribir como un loco a cerca de como me siento, por que me sale de forma natural y por que debo de aprovechar el momento para crear una obra mas redonda, sincera y emocional que sea capaz de transmitir exactamente lo que quiero y lo que siento para así conectar de manera mas intima con el lector. En fin en menos de un mes tengo esta nueva novela, obra o como lo queráis llamar a punto. Mi forma de escribir me lleva a hacerlo del tirón, luego leer y repasar haciendo cambios, corrigiendo errores y completando cosas, siempre al final del documento añado un pequeño esquema en el que apunto en lo que me quiero centrar a largo y corto plazo y lo que tengo que hacer al día siguiente. Por lo tanto el documento siempre me marca un número de palabras mayor al de la novela en si, pues hay que eliminar mi esquema y las consiguientes anotaciones.


Cuando termine de hacer el primer repaso, el TOTAL de palabras de la novela sin el esquema era de 48,888.
Hoy termine la segunda revisión → junto con las anotaciones había mas de 50 mil palabras, al dejar la pura novela 48,888.
Me queda una última revisión, como esto se repita me voy a asustar de verdad. No se si me estoy volviendo loco, pero es demasiada casualidad, puede que a vosotros no os diga nada, pero en ambos casos hubo una reducción de mas de 2 mil palabras, en las que quito y añado cosas para coincidir exactamente en la misma cifra.

El número ocho es mi favorito y está íntimamente ligado a detalles cruciales de mi vida, el número 4 es su favorito también por tener una importancia relevante en la suya. EL 8 está repetido 4 veces.


Luego me preguntáis si de verdad estoy loco al tener esta extraña sensación que no puedo explicar, que no tiene lógica o sentido alguno, que me dice que el destino, en algún momento, en algún lugar, de algún modo volverá a unir nuestras vidas. Se que es ridículo, pero siento que es inevitable, es una absurda certeza absoluta de que esto va a suceder lo queramos o no. Con el paso del tiempo en vez de sentirme mejor cada vez me duele mas, su recuerdo se graba con mas fuerza, yo no quiero aferrarme a este dolor, pero a la vez no consigo abandonar en el pasado los recuerdos. Las casualidades que me recuerdan a ella son cada vez mas constantes e increíbles...¿Me estaré obsesionando con este tema?. No se trata de algo normal, nunca había sentido algo así, notando su presencia con tanta fuerza cuando esta tan lejos.