04 febrero 2017

Lo mejor de vivir es poder escribir.



Bufff, ha pasado mucho tiempo desde la última vez que me senté a escribir, quizás demasiado. Podría poner muchas escusas sobre el porque de esta ausencia, pero serian inútiles, simplemente se trataría de una mera formalidad para tratar de convencerme a mi mismo sobre algo que no es real, así que para no dar vueltas estúpidas iré directo al grano, el único y exclusivo motivo de la ausencia de publicaciones es la falta de inspiración. Simplemente es eso, falta de inspiración, que no de motivación, que son dos cosas muy diferentes pues la motivación por escribir la tengo todos los días de mi vida, pero muchas veces lo que escribo son simples tonterías, frases sueltas que son pequeños reflejos de lo que me pasa por la cabeza pero que en conjunto no consiguen crear un texto con un sentido o con una profundidad adecuada para subir al blog. Sería injusto por otra parte achacar mi falta de publicaciones todas estas semanas única y exclusivamente a la falta de inspiración por que en realidad no es del todo así, es cierto que es el principal causante pero no es el único
, el otro gran amigo de esta ecuación es el tiempo, por lo general no dispongo de mucho tiempo estos meses, y entre vosotros y yo, aunque es cierto que escribir me apasiona y es la forma mas fácil y económica que encuentro para desahogarme y sentirme bien conmigo mismo, también me quita mucho tiempo de mi día, días que están abarrotados de cosas que hacer, así que cuando encuentro un hueco prefiero dedicarlo a ver la tele, tontear con el ordenador o pasar algo de tiempo con mis amigos. Como dije antes, no se me ha olvidado escribir, por suerte escribo todos y cada uno de los días de mi vida desde hace ya mucho tiempo, por que me hace feliz, por que me entretiene y por que me siento bien haciéndolo, simplemente no todo lo que produzco va a parar a internet. Se que no tengo una comunidad de seguidores asiduos, se que la gente que entra aquí viene y va, por eso es un poco ridículo dar explicaciones… en el fondo, por alguna razón sentía la necesidad de justificarme como si dependiera de vosotros, como si os debiera una disculpa por mi ausencia, de verdad que trato de comprometerme a escribir regularmente aquí, pero no puedo poner exigencias o cuotas mínimas a mis pensamientos, a mis emociones… simplemente me apetecía escribir, tan solo necesitaba escribir.