09 marzo 2017

NO busques la felicidad, valora lo que tienes y ella te buscará.


Últimamente me he dado cuenta que en mi vida hay un montón de cosas pequeñas absurdas a las que casi no le doy importancia pero que me hacen inmensamente feliz… bueno será mejor que empecemos por el principio. Después de muchos meses buscando y peleando por algo (quiero decir alguien) que me pudiera hacer muy feliz durante mucho tiempo lo único que conseguí fueron los momentos mas infelices de mi vida en años
, eso me hizo darme cuenta de que hay muchas cosas pequeñas en mi vida, en mi día a día que me hacen poquito a poco feliz, en intervalos pequeños que a lo largo del día hacen un conjunto bastante grande, eh aquí la conclusión, no busquéis la felicidad con ansia, no es algo que tengamos que salir a la calle a perseguir, tener como objetivo la felicidad puede ser un arma increíblemente poderosa justo en el sentido contrario que nos genere insatisfacción, ansiedad, frustración y por encima de todo dolor al empujarnos a tomar decisiones precipitadas en momentos cruciales de nuestra vida. Evidentemente debemos buscar la felicidad pero el mero echo de buscarla no se puede convertir en una obsesión o en una carga demasiado pesada, no se trata de encontrar mucha felicidad de golpe que nos dure para el resto de la vida, sino encontrar esas pequeñas cosas que nos hacen felices día a día, no debemos estar atados a una única cosa que nos haga feliz, o a un puñado de ellas, sino que debemos rodear nuestra vida de infinidad de cosas y personas que nos hagan un poquitito mas felices para que así nuestra felicidad y alegría inunde todos nuestros días y duren en resto de nuestras vidas, valorar ese pequeño café por la mañana, los momentos con los amigos, un libro que nos gusta antes de ir a dormir, todo ese tipo de cosas que están ahí todos los días y nos hacen felices, que sin duda echamos de menos cuando nos faltan, aprender a hacer a un lado lo perecedero y valorar todas esas pequeñas cosas sin sentido que llenan nuestras vidas, no debemos morir buscando la felicidad, tan solo debemos vivir valorando lo que nos rodea y esperar que la felicidad venga por si sola hacia nosotros.