22 abril 2017

Aprendí a ser feliz el día que te conocí

No hace demasiado tiempo vivía mi vida sin saber de tu existencia, quien sabe, a lo mejor tu y yo nos cruzamos decenas de veces por la calle sin percatarnos, sin cruzar palabra, sin ningún intercambio de miradas, ¿Como es posible que la persona mas especial de tu vida pueda pasar desapercibida delante de tus ojos?. Yo me consideraba una persona feliz, con mis problemas, mis defectos y mis inseguridades dándole forma y por que no también sentido a mi vida, nunca jamas hubiera podido imaginar que una persona, una simple persona podría tener la habilidad, la capacidad inherente de hacerme feliz sin querer, simplemente por ser ella misma, por estar a mi lado, feliz como nunca antes había sido. De repente un día todo cambio, así por que si, sin pretenderlo, un cúmulo de casualidades casi increíbles te puso en mi camino, desde el primer momento en que te vi, en ese inmediato instante en el que te sentaste a mi lado me di cuenta que había vivido en la ignorancia toda mi vida, no supe lo que era la felicidad hasta ese preciso momento. Mas de veinte años esperando y resulto ser algo tan simple como eso, sin necesidad de buscar, sin la ansiedad de encontrarla, tan solo un día cualquiera la felicidad te encuentra sin que tengas que hacer nada, cuando menos te lo esperas, cambiando tu vida y tu perspectiva para siempre. Fue tan fácil como eso, un simple hola y yo ya sabia que eras tu, no te había visto en mi vida, pero sentía que te conocía, me veía tremendamente cercano a ti, como si nos conociéramos de algo, como si no se tratara de una casualidad, fue todo tan aleatorio y tan natural a la vez que incluso ahora me dan escalofríos tan solo de pensarlo, ¿Como es posible estar ciego tantos años?, pues no supe lo que verdaderamente era ser feliz hasta que te conocí.