31 julio 2017

Las manías que me regalo la depresión



Lo he ido comentando de una forma discreta entre medias de muchos de mis post, pero creo que van siendo horas de que haga una recopilación de todas esas manías que tengo y que de forma directa o indirecta nacen de la depresión que supere cuando era pequeño. En realidad no son secuelas en si, son eso manías, metodologías que tengo que llevar a raja tabla en mi día a día, es bastante personal, pues no suelo hablar de estas cosas JAMAS, pero bueno al mismo tiempo creo que es algo curioso y que os va a gustar e incluso hacer gracia, por lo menos la gente que me conoce mas íntimamente siempre le resultan llamativas, seguro que se me olvida alguna por que tengo cientos de ellas pero bueno, intentare no dejar ninguna atrás.

La primera de todas es de la que mas hablo y si me leéis pues deberíais de estar algo familiarizados con ella, en efecto , es mi manía de pasar desapercibido, esa timidez, dureza, ser borde, como queráis llamarlo, siempre intento pasar desapercibido, por que cuando era pequeño tuve infinidad de amigos que me querían por interés, con el paso de los años desaparecieron y eso me hizo la hostia de daño, por eso nunca me muestro de manera abierta a los demás, espero un tiempo prudencial, analizo las circunstancias y cuando lo veo claro pues ya me sincero un poco mas, pero en el fondo siempre me cuesta ser mas personal por miedo a abrirme demasiado y que me hagan daño, por que a fin de cuentas la gente que mas te conoce es la que tiene mayor capacidad de hacerte daño, por eso trato de ser reservado por que en el fondo soy muy sentimental, por eso me cuesta tanto aceptar a personas en mi vida que puede ser otra secuela, a través del papel es mucho mas fácil hablar y sincerarse, pero en persona es otra cosa, soy mucho mas escueto en las palabras y sobre todo con lo que respecta a mi vida, en eso si que soy excesivamente criptico, en algunos casos me lleva años poder comportarme con normalidad ante ciertas personas, para que os hagáis una idea.
-Prácticamente nunca hablo de mi vida privada y menos de mi pasado.
-Con lo que respecta al contacto físico, amor, relaciones sentimentales también soy extremadamente cortado, me da miedo que me hagan daño, me cuesta mucho abrirme una persona, generalmente me lleva meses, sobre todo en el amor, por que soy una persona que lo da absolutamente todo, eso es muy bonito, pero en el caso de amor no correspondido o final de una relación te lleva a sufrir en exceso, te genera dudas, miedo y un largo tiempo para volver a estar preparado para entregar tu corazón a otra persona.
- No puedo demostrar cariño o amor en público, me da mucha vergüenza, besos, caminar de la mano, todo ese tipo de cosas son absolutamente incapaz incluso en relaciones de años.
-No soporto que la gente sepa que tengo novia o una relación sentimental por que entonces escuchas cosas, la gente se hace preguntas, puede que lleguen a inventar, por eso si lo llevas en secreto es todo mucho mas fácil y personal sin que nadie diga u opine nada.
-No me gusta celebrar mi cumpleaños.
-No soporto que me canten el cumpleaños feliz.
-No me gusta que me hagan fotos.
-No soy excesivamente religioso, pero si me veo en un apuro siempre me persigno dos veces una con la mano izquierda (arriba, abajo, derecha e izquierda) y otra con la mano derecha(arriba abajo, izquierda y derecha) por ese orden.
- cuando bajo de la cama siempre piso primero con el pie izquierdo, siempre entro por el lado izquierdo y siempre me calzo primero el pie izquierdo.
-Paro el contador del microondas en números muy específicos o espero a que llegue a 0, sino (2,8,10,17,23,32,46,48), generalmente no lo suelo poner mas de un minuto y si lo pongo espero a que llegue a estas cifras.
-He regalado prácticamente la totalidad de mis premios deportivos, cada vez que gano algo, sea lo que sea o lo regalo o lo coloco en un sitio donde se que no lo voy a ver, la verdad no se de donde viene esta manía, pero desde que gane mi primer torneo con 5-6 años lo hago y hoy en día sigo haciéndolo.
-En privado todo el tema amoroso no me da vergüenza, es solo en público, aunque lleve 2 años (a pasado) con la misma chica soy incapaz de caminar por la calle de su mano, de que me de un beso o decir a alguien que es mi novia. También me encanta regalarle cosas pero me pongo misteriosamente nervioso, así que generalmente se lo doy e inmediatamente después me marcho como un niño pequeño, luego vuelvo cuando ya lo ha abierto y sabe lo que es y tal, pasado un tiempo prudencial y hablamos del tema, por lo general da igual el tiempo que llevemos juntos esto me pasa siempre.
-Me da miedo el contacto físico, no en mi mismo, sino en los demás, se que cuando alguien te toca y tu no quieres que te toque es muy incomodo, pues yo cuando toco a alguien siempre tengo la sensación que estoy incomodando por eso suelo abrazar por los hombros y ya el tema espalda comienza a ser controvertido a pesar de tener toda la confianza y aceptación de la otra persona en mi cabeza siempre esta la duda, por eso soy reacio al contacto físico, por miedo a que la otra persona se sienta incomoda o molesta, repito esto es independiente de que te acabe de conocer o llevemos 6 meses de relación, me cuesta mucho tiempo encontrar esa seguridad, a lo mejor si que toco y abrazo aparentemente con seguridad, pero en mi interior me estoy muriendo de nervios y dudas aunque no lo parezca. Me cuesta mucho poder tocar a alguien con total libertad sin que todas estas ideas me ataquen mientras trato de aparentar normalidad.
- Cuando guardo algo le doy muchas veces al botón y miro una y otra vez si en verdad guarde, también me pasa cuando meto algo en una mochila o hago equipaje, miro y reviso una y otra vez compulsivamente por si acaso.
-cuando como cereales en un bol siempre lo sujeto con una mano, no lo apoyo en la mesa.
-Soy extremadamente desordenado, pero dentro de mi desorden se donde estan todas y cada una de las cosas.
-Evito siempre el número 6, por que la segunda lesión de gravedad que tuve fue el 6/6/2006, y por evitar me refiero, si estoy pasando paginas en una web de Internet me salto la numero 6 a no ser que sea estrictamente necesario, un amigo que vive en un sexto piso, subo hasta el quinto en ascensor y luego uno andando,cosas por el estilo.
-Hablo muchísimo en voz alta conmigo mismo.
-En casa tengo una libreta donde apunto palabras sueltas o ideas que me vienen de repente a la cabeza y que mas adelante me dan pie para escribir cosas, en el móvil tengo mil notas creadas con ideas, también suelo llevar un pedazo de papel y un boli encima por si acaso, muchas veces me levanto a las tres o cuatro de la mañana para anotar una palabra o una idea, luego me vuelvo a dormir.
-Los caminos claramente marcados, con esto quiero decir, de mi casa al colegio, o de mi casa a la casa de un amigo etc. Sigo siempre el mismo camino, independientemente de las circunstancias siempre el mismo, por el mismo lado de la acera, cruzo en el mismo semáforo, siempre, y no tiene que ser necesariamente el camino mas corto, sino el que mas me gusta o por el que quiero ir, pues una vez que voy y vuelvo siempre repito la misma ruta.